Actualidad de las Localidades
Culturales

LAS ZONAS INUNDADAS HACE UN SIGLO.

LAS ZONAS INUNDADAS HACE UN SIGLO.
(16/6/2016)

2017

INTERESANTE NARRATIVA HISTÓRICA DEL AÑO 1930 QUE DATA DE LAS ZONAS INUNDADAS EN LA REGIÓN POR EL RIO QUINTO.



LAS ZONAS INUNDADAS HACE UN SIGLO.

 Para crecer como país es necesario obrar. Para obrar se torna impredecible planificar. Para planificar se debe indefectiblemente  prever. Sólo en este círculo sin final se puede pensar en un futuro agradable. Nuestro país no se caracterizado ni por prever, ni por planificar minuciosamente antes de accionar. Para hacerlo es necesario continuidad en las políticas, estudios de variables a corto y largo plazo y responsabilidad ante las acciones realizadas. Ninguno de estos tres aspectos se tuvieron demasiado en cuenta a la hora de pensar soluciones al problema hídrico. Se puede llegar a ver un cambio de mentalidad en el tema en el proyecto de los daneses y en el convenio sobre impacto ambiental próximo a afirmarse con la Universidad. Recordar los aportes y conclusiones de los estudiosos que nos precedieron es un buen ejercicio para prever, planificar y luego obrar. Florentino Ameghino, hace ya un siglo pregonaba la necesidad de prever situaciones de anegamiento en el noreste de La Pampa, oeste de provincia de Buenos Aires y el sur de Córdoba y Santa Fe. Advertía que las inundaciones no sólo provenían de las lluvias, sino de las corrientes de agua subterráneas. También advertía sobre las sequías que seguirían cronológicamente a los anegamientos. Otro científico, el francés Martin de Moussy, publicaba textualmente en 1869 en el “Atlas de la Confederación  Argentine”, sobre los ríos Quinto y Salado que “Si los asociamos uno al otro, los nombres de estos dos cursos de agua, es porque los terrenos regados por el segundo parecen ser la continuación de aquéllos del primero, a pesar de su interrupción de 30 a 40 leguas en línea recta. Un buen ordenamiento del terreno podrá tal vez un día reunirlos y hacerlos útiles, sino para la navegación, al menos para regadío”. Es importante destacar, según la descripción hecha por De Moussy, que la cuenta del Rio Quinto no puede analizarse sin tener en cuenta otras cuencas. Además se explica, en cierta forma, la situación vivida hoy en la región. En otro párrafo el eminente francés indicaba: “Los bajos fondos y Lagunas del Juncal, donde se pierde el Río Quinto, varían de extensión con el paso de los años. Cuando éstos son lluviosos, las aguas ganan terreno  mucho más al este y forman extensos bañados. La depresión del terreno o antes, el valle de Rio Quinto, parece continuarse también hacia el Sude-Este, justo hasta los alrededores del Fortín de la Federación, que está sobre el límite Nordeste de la Provincia de Buenos Aires y en la vecindad del cual, existen un gran número de pequeños lagos y lagunas, de los cuales salen unos hilos de agua (…). Esta depresión del suelo, esta línea de bajos fondos y de lagunas, ha sido remarcada por las gentes de la campaña, que pretende que el Salado es solamente la continuación del Río Quinto, que se filtra bajo la tierra y reaparece así, a través de las arenas, a una distancia considerable. Más adelante el texto indica: “ Es cierto que desde el paso del Lechuza, hasta las lagunas del Juncal (hoy la zona de Vértiz), que están completamente al sur del antiguo fuerte de Las Tunas, hoy restablecido, el terreno es muy llano, las aguas pluviales determinan allí numerosos charcos de agua unos temporarios, otros permanentes; así mismo en los años muy lluviosos, este terreno, justo bajo  los 24° de latitud (la latitud no coincide con los otras datos), está casi completamente inundado. Nada más natural entonces, que creer en las infiltraciones subterráneas  por parte de un curso de agua que, en suma, es considerable”. Estos fragmentos están extraídos del capítulo XII titulado originalmente “Río Quinto et Río Salado de Buenos Ayres”.  Un mapa del ministerio de Agricultura, Dirección General de Minas, Geología e Hidrología de 1930, 50 años más tarde, marca una extensión  del brazo del Río Quinto como una serie de veguitas o lagunas temporarias que van circulando por lo que hoy es Realicó, Ojeda, Vértiz, Speluzzi, y se bifurca en una serie de cuatro lagunas temporarias ubicadas donde hoy sitúan Quemú Quemú, Villa Mirasol, Colonia San José y Colonia Barón. También está marcado otro brazo más corto del Río Quinto donde hoy se ubican Bernardo Larroudé  e Intendente Alvear. No son estos los únicos análisis antiguos sobre la zona existen, pero bien pueden arrojar  luz sobre los procesos hídricos que sufrimos. Revisar la bibliografía, cruzar datos, prever para planificar y luego obrar  en consecuencia redunda en beneficios  económicos y sociales importantes. No nos podemos permitir el lujo de la desidia humana en un país como el nuestro donde el recurso más importante que tenemos para poder desarrollarnos consiste en nuestra capacidad de pensar, donde sólo la creatividad en su máxima extensión.  Puede posibilitar encontrar soluciones en los momentos más acuciantes y difíciles. El reto de hoy es inmenso, hay recursos humanos con la preparación necesaria y la solución no puede atenerse a tiempos políticos sino a la urgencia de los moradores, a las urgencias nuestras. (La Reforma- año 2000).

 

 

 



Ingrese Aquí sus comentarios

El tiempo - Tutiempo.net
RICARDO
ALVEAR
CENA 1
CENA
CARGILL
ANALIA
ONE B
LACTEOS A
TERRENOS
EL SURCO 3
TERMAS
ROLANDO
LAGOS
MUNICIPLAIDAD
COMUNA SARAH
REPAGRO ON LINE
MUNICIPALIDAD 1
PERROS
LOGO COOPERATIVA
LAS TERMAS 1
JORGE
CUMELEN
CARTELERA
BARONIO
HOSPEDAJE